Experiencias Silleras

Buscando hoteles accesibles en Sudamérica

Vamos a explicaros nuestra rutina y nuestros trucos cuando buscamos alojamiento durante el viaje. Primero buscamos en varios buscadores que indican si los hostels son wheelchair friendly, eso no significa, aunque a veces sí, que haya habitaciones adaptadas. A los hostels que responden a este filtro llamamos para preguntar si tienen disponibilidad. Si nos dicen que sí reservamos.

Previamente confirmamos que sea verdad que las habitaciones estén en la planta baja!

Si no hay hostels con estas características los buscamos sin ese filtro preguntándoles por habitaciones en la planta baja.  Muchas lo hacemos directamente en la ciudad cuando llegamos, con mochilas, cargados, siguiendo los consejos de la guía.

Como nuestro presupuesto es bajo porque estamos muchos meses los alojamientos a los que vamos suelen tener dificultades para ir en silla de ruedas, normalmente uno o dos escalones en la entrada, puertas del baño pequeño que se soluciona sacando la puerta; duchas incomodas que se solucionan con manolita*…. Por eso en los posts no solemos hablar mucho de los alojamientos porque realmente si vas a estar una semana de vacaciones a lo mejor lo más cómodo sea ir a un hotel que tenga habitaciones adaptadas y no es necesario hacer todas estas piruetas.

Nuestro equipaje, mochilas

Las mochilas son nuestro equipaje

Dándonos cuenta que queremos dar información útil para todos los que lean este blog, en Colonia nos hemos dedicado durante una día a pasear y a entrar a todos los hoteles situados en el centro, todos hoteles de 3 y 4 estrellas. Ninguno de ellos tiene habitaciones adaptadas para sillas de ruedas, muchos de ellos aunque las habitaciones se encuentran en la planta superior y sin ascensor, tienen habitaciones en la planta baja pero ninguna adaptada.  Con uno de los encargados nos hemos parado a hablar porque la accesibilidad de este hotel era lo que se llama accesibilidad desapercibida, la habitación en planta baja sin escaleras, la habitación amplia y el baño casi perfecto, ensanchar un poquito la puerta y poner una silla para la ducha seria lo único.

¿Es mucho pedir o desmerece a un hotel que las puertas sean más anchas y la ducha tenga una silla?

 Pero ampliarían sus clientes notablemente, no es que este lleno de turistas en silla de ruedas pero los que hay ¿¿Se tienen que conformar con un hotel de 5 estrellas y pagar 150 euros la noche??

Manolita, nuestra silla de ducha plegable

Manolita, nuestra silla de ducha

Seguiremos con nuestro método porque de momento nos sirve y seguiremos buscando hoteles accesibles para añadirlos en el blog, pero hay mucho por hacer en materia de accesibilidad y turismo en Sudamérica!!!!

*Manolita es nuestra ayuda cuando las puertas son realmente estrechas, o cuando es un plato de ducha. Una silla de camping que compramos en el Decathlon. No ocupa, ni pesa y de momento a nosotros nos está ayudando muchísimo.

http://wheeltravels.org/

Alexx 15/04/16 23:12

Saludos.

Mi nombre es Alex y vivo en Ciudad de México si gustan puedo dar una vuelta en algun Hotel centrico o el que ustedes me indique para verificar accesibilidad, ya que tambien soy usuario de silla de ruedas.

Sin mas quedo a sus ordenes.

    Kity 20/04/16 17:48

    Hola Álex, Toda la información que puedas proporcionar será bienvenida no sólo de hoteles sino de cuantos lugares conozcas que sean accesibles. Si tienes información de accesibilidad o mejor aún, fotografías en las que se pueda ver esa accesibilidad, eso será de gran ayuda para todos nosotros.
    Puedes enviarnos todo lo que consideres oportuno a info@sillerosviajeros.com
    Un abrazo rodante :-)

Escribe el comentario