FIN DE SEMANA EN AMSTERDAM

El fin de semana del 30 de mayo al 1 de junio fui de viaje a Amsterdam con una amiga.

El vuelo salía de Barcelona A las 13 horas y llegaba Amsterdam a las 16h. Fue perfecto pero al llegar al aeropuerto de Schiphol ( Amsterdam) me encontré  que el cable del embrague de la silla de ruedas eléctrica, estaba roto. Muy amablemente los de la compañía KLM pudieron solucionar el problema después de cinco horas.

Amablemente la compañía aerea solucionó el problema

A las nueve de la noche cogimos el tren para dirigirnos hacia Central Station, para subir tuvimos que pedir la asistencia. La compañía KLM nos acompaño hasta la estación y le explicó al vendedor de tickets la aventura. Por suerte nos pusieron la rampa para acceder próximo tren. Normalmente se tiene que avisar con tres horas de antelación.

Una vez llegamos a Central Station, otros ayudantes nos esperaban con la rampa para poder bajar del tren.

Desde allí cogimos los tranvías, que todos están adaptados (el vagón central hay persona que vende los billetes y sacan una rampa para poder acceder, al mismo lado está el sitio para las sillas).

Nos alejamos en el Hostel Hans Brinker, que se encuentra a media hora en tranvía desde la estación central. Se puede acceder con la silla, pero las habitaciones no están muy bien acondicionadas, además el baño no está adaptado. Os recomiendo que os alojéis en el Hotel Ibis, donde hay habitaciones adaptadas,pero  por las fechas que fuimos estaban ocupadas.

 

Al día siguiente nos fuimos a dar un paseo para recorrer la ciudad, fuimos paseando por los alrededores de los canales, que son muy bonitos, cada uno tiene un encanto especial. Pasamos por el mercado de las flores, donde te encuentras una infinidad de tulipas de distintos colores y tamaños. Caminando y rodando llegamos a la plaza Dam, donde se encuentra el museo Madame Tussauds entre otros edificios emblemáticos.

Comimos en un Wok To Go y nos sentamos a comer, disfrutando del buen día que nos hacia.

A media tarde decidimos volver al hostal para descansar un poco y coger fuerzas para salir por la noche.

Salimos a cenar por Marnixtraat y luego nos fuimos a dar una vuelta para ver el ambiente , que por cierto hay mucho,  muchas discotecas. y los emblemáticos Coffeeshops. Distraídos, llegamos hasta el barrio rojo, donde está prohibido hacer fotografías; para regresar cogimos el autobús nocturno que nos dejó cerca del Hostal.

Al día siguiente decidimos visitar la ciudad con el tranvía, ya que teníamos el vuelo por la tarde y el tiempo no acompañaba mucho.

Con un par de días tienes tiempo de sobra para visitar las zonas más turísticas y típicas de Amsterdam.

Hay que ir vigilando que no te atropelle ni una bici mi los tranvías, porque hay muchos y hay pocos pasos de peatones.
Para volver no tuvimos ningún contratiempo, y volamos plácidamente hasta Barcelona.

Escrito por Bernat Sans

Inigo Larrazzabal 31/05/16 21:18

Mi experiencia en Ansterdan fue buena en general. El transporte publico bastante bien pero la entrada a los comercios y andar a pie de calle fatal. No pedes entrar ni en un 10% de los comercios. Pero quien dijo miedo, siempre hay alguien para ayudarte.

Escribe el comentario