FINDE POR ANDORRA CON SILLA DE RUEDAS

El fin de semana tenía muy buena pinta, lo único que podía fallar era el tiempo, que no era muy halagüeño….., pero al final hasta eso nos acompañó, tuvimos un finde con un tiempo espectacular.

Todo el fin de semana venía patrocinado por Travel Xperience, una agencia de viajes andorrana especializada en turismo para personas con discapacidad. Casualidades de la vida (y mucha suerte que tiene mi mujer), ganamos un concurso que Travel Xperience había organizado por Facebook y consistía en un fin de semana con todos los gastos pagados en Andorra (tanto alojamiento como actividades). Si es que Izaskun oye “viaje”, y grita “¿a dónde?”.

Llegamos a Andorra La Vella el viernes después de comer, con un sol impresionante que nos iba a acompañar todo el fin de semana.

La primera actividad consistía en disfrutar de un Spa y para ello fuimos a Inúu, un nuevo complejo que han abierto al lado de Caldea, el centro termal más conocido de Andorra.

Inuu es una pasada, completamente nuevo, muy bien preparado y accesible para personas con problemas de movilidad. Tiene baños y vestuario adaptados, grúa para la piscina termal, silla de agua y acceso mediante silla a casi todos los sitios. Además el personal es encantador y muy servicial, por lo que no tuvimos ningún problema en toda la tarde.

Nos dimos un bañito en la piscina, disfrutamos de los chorros de agua, estuvimos de cháchara con nuestros amigos en la sauna y en los baños de vapor, vamos todo un lujo. La manera ideal de empezar el finde por Andorra con muy buen pie (o muy buena rueda en nuestro caso, jejejej)

Por cierto, no lo había comentado, pero nos acompañaban dos de nuestros mejores amigos, Chiqui y Natalia, con los que todos los años nos hacemos una pequeña escapadita de fin de semana a algún sitio tranquilo.

Para acabar de rematarlo, las chicas se fueron a hacerse un tratamiento corporal y nosotros nos fuimos a tomar algo a la cafetería/restaurante del complejo. Qué bien se está de vacaciones y sin tener que hacer nada, buffffff.

Completamente relajados, cogimos el coche, nos acercamos al hotel, Hotel  Acta Arthotel Andorra, y tomamos posesión de nuestras estancias. El hotel es completamente accesible a personas en silla de ruedas y la habitación adaptada es espectacular (tremendamente grande y con un baño bastante bien adaptado). Además, para terminar de rematarlo, esta bastante céntrico y te puedes ir andando/rodando a cualquier sitio.

Con poco más de media hora para acicalarnos bastaba, así que a la calle otra vez…… Dimos una vuelta por la calle más comercial de Andorra La Vieja y cenamos algo en uno de los múltiples lugares que hay en la zona. Que rápido se pasa el tiempo, ya nos hemos comido el primer día y nos ha sabido a poco

Segundo día, sábado, nos esperaba un intenso día de esquí en Grand Valira, con Martín nuestro monitor y director de la escuela de esquí adaptado de la estación. Un fenómeno como esquiador y mejor persona. Además de futuro padre de una niña que estaba a punto de llegar (lindísima seguro, no puede ser de otra manera con unos padres así). Pero esto es otra historia que os  contamos en “Día de nieve en Grand Valira”.

Después de un día agotador, pero que nos dejó un gran sabor de boca, nos fuimos a cenar por el centro de Andorra La Vieja y a despedirnos de la última noche en la ciudad.

Cenamos en un sitio muy chulo, de varias plantas, con ascensor y baño adaptado. Vamos todo un lujo. El local se llama 120 Tapas, en Avenida Meritxell y se cena muy bien a un precio aceptable (nosotros salimos a 18€ por cabeza), aunque todo depende de lo que se consuma.

Tercer día, domingo, el finde toca a su fin y como ya no tenemos prisa, decidimos no madrugar y ejercer de domingueros, así que nos sentamos en una terraza y nos tomamos un cafelito al sol, comentando el fin de semana y lo bien que lo hemos pasado.

Teníamos programada una visita a Naturlandia, un parque de aventura en la naturaleza situado en Sant Julià de Loira, en el que se puede realizar distintas actividades deportivas, conocer un pequeño zoo y disfrutar de una montaña rusa en medio de la naturaleza, pero tendrá que ser para otra ocasión, ya que nuestros anfitriones, Rodrigo de Travel Xperience y su chica, nos comentaron que arriba donde estaba el parque, había nevado y hacía mucho frio para poder disfrutar del mismo, por lo que decidimos volver a casa con toda la tranquilidad del mundo, comiendo por el camino y disfrutando del viaje.


Un finde perfecto, casi demasiado corto, pero completamente recomendable. ¡¡¡¡Animaos a disfrutadlo!!!!

Escrito por Kity. Podéis seguir sus rodadas en facebook o Twitter

 

 

Escribe el comentario