Montevideo con silla de ruedas

Montevideo es una ciudad  que no tiene muchos sitios turísticos que visitar y su casco antiguo es muy pequeño pero  aún así nos pareció una ciudad interesante. Desde Colonia cogimos un autobús que tardo unas 3 horas en llegar a la estación de Tres Cruces, desde allí fuimos caminando a nuestro destino, la casa de Paula, una chica que conocimos por la web de Couchsurfing y  que nos alojó los días que estuvimos en la Capital Uruguaya.  Desde aquí queremos darle las gracias por su hospitalidad, pasamos días muy buenos en su compañía y la de sus amigos  asesorandonos de lo que podíamos visitar.


Así que después de informarnos del autobús adaptado que podíamos coger para ir al centro, visitamos las calles principales y la Plaza de la Independencia, desplazarse por la ciudad en silla de ruedas entre sus aceras rotas y bordillos sin rebajar resulta complicado, a veces hay que optar por ser un coche más.

Un paseo muy agradable de más de 20km y bastante accesible, es la rambla, que rodea la ciudad paralela al Rio de la plata, pasando por diferentes playas, ninguna de ellas con accesibilidad, aunque las vistas desde el asfalto merecen la pena. La única playa que presenta indicios de accesibilidad es la de Pocitos aún y así su madera rota no te adentra mucho en la arena.


Vale la pena el domingo visitar la Feria del Libro en la calle Tristán Narvaja y las ferias de frutas que hay por diferentes barrios, los diferentes días de la semana.

Alojamiento:

Hay un NH y un IBIS, cadenas grandes y no muy caras en la que te aseguras encontrar una habitación adaptada.

Autobuses:

La única  línea de autobuses con toda su flota adaptada es la  CA1 que circula por la avenida 18 de Julio hasta el casco antiguo. A medida que los van renovando van trayendo los nuevos con rampa manual (de las que nunca se estropea ni se atasca)

Playas Accesibles:

La única playa de Montevideo con rampa para acceder y pasarelas es la de Pocitos, pero las pasarelas están rotas, hundidas en la arena y llegan hasta el principio de la playa, con lo cual puedes bajar a la arena, para verla mas de cerca y volver a subir a la Rambla.

Accesibilidad en General:

Mientras paseas por la ciudad, hay momentos que todos los bordillos están rebajados  y bien hechos, en otras zonas de la ciudad es muy complicado encontrarlos.


Escrito por Pablo y Sara.
Podéis seguir sus rodadas en http://wheeltravels.org

Escribe el comentario