RIVIERA MAYA CON SILLA DE RUEDAS

Riviera Maya ha sido nuestro viaje  accesible este año. No es nuestra primera visita pero sí en silla de ruedas. Sabíamos que el terreno es bastante llano y por eso no tendríamos demasiados problemas.
Como esta vez volamos con un bebé, especificaremos también algunos datos. Puede que también sean de ayuda para vosotros.
¡Empezamos!


EL VIAJE

Decidimos desplazarnos con nuestro coche hasta el aeropuerto de Barcelona y dejarlo allí.
Acabamos de descubrir una web dónde sale más económico si haces reserva (aena aeropuertos )

Volamos con Air Europa con escala a Madrid. La escala era muy justa de tiempo (llegada a Madrid a las 13:10 h y embarcábamos a las 14:10 h) y suerte de la asistencia en el aeropuerto de Madrid porqué sino no llegamos. Eso sí, no tuvimos tiempo de comer ni de ir al baño.
De los 4 vuelos sólo subimos los primeros en uno de ellos.
Pedí ir con mi silla en todo momento y me pusieron esta identificación.

Para pasar el control se llevaron mi silla para escanearla. Mientras yo esperaba.

En el finger hice la transferencia a la silla más estrecha que utiliza el personal de asistencia para acompañarte hasta tu asiento. Como el apoyabrazos no se subía, tuve que pedir ayuda para sentarme en mi asiento. Para los bebés te ofrecen un cinturón que va atado al tuyo.

A la llegada a Madrid me esperaba el personal de asistencia. Para bajar del avión y acompañarnos hasta la terminal, nos llevaron con un camión-grúa

Hay unas filas en concreto del avión en las que hay la posibilidad de poner una cuna para los bebés de hasta 7 kg. No era nuestro caso, pero es un buen invento.
Por casualidad nos encontramos en esa fila en el vuelo Cancún-Madrid y sin solicitarlo nos lo propusieron. Nuestro bebé durmió algunos momentos.
En Cancún nos esperaba nuestro transfer que habíamos contratado con la agencia de viajes. Era una furgoneta adaptada, aunque vimos que en México la adaptación es algo complicado porqué al conductor le costaba horrores subir y bajar la rampa.
Una vez plegada queda así y la única salida que tiene el vehículo está en la parte trasera.

Del aeropuerto hasta el hotel tuvimos 1 hora y 15 minutos de trayecto.

EL HOTEL

Nos alojamos en el Hotel Barceló Maya Tropical. Todo el complejo es llano y tiene rampas en casi su totalidad por lo que es bastante cómodo pasear.


El hotel dispone también de dolfinario y tiene rampa. Se puede acceder sin pago extra y hacen actuaciones cada día a las 11:30 h.

Hay varios baños accesibles en las zonas comunes, aunque algunos  con fallos de adaptación.

El hotel también dispone de 4 restaurantes temáticos accesibles  que requieren cita previa.

Habitación adaptada.
Está ubicada en la planta baja y aunque es completamente accesible,  las camas eran altas.
Disponen de cunas para bebés.

El baño estaba bastante adaptado. Sólo le faltó la silla de baño o banqueta en la pared. Para mis duchas utilicé una de las sillas de plástico de la terraza.

Con el jet lag pronto estábamos despiertos muy pronto y aprovechamos para conocer un poco el hotel.
Las piscinas no estaban adaptadas pero me las apañaba para darme unos baños.

 

QUÉ VER

Tampoco había pasarela para llegar hasta la playa, pero también conseguí llegar a la orilla y disfrutar con el peque. Hay vigilantes que pueden ayudar, si se necesitara.
Mi sorpresa fue que encontré también ¡Pistas de pádel!  No me pude resistir a hacer un peloteo
Hicimos una sóla excursión puesto que lo más turístico ya lo visitamos en las anteriores visitas.
En la primera visita a Riviera Maya contratamos las excursiones con Alfonso, que conocimos a través del foro los viajeros, y hemos confiado en él en las otras dos visitas.
En esta ocasión nos recogió en el hotel con un vehículo no adaptado pero él puede conseguirlo si lo necesitáis.

Ésta vez fuimos a Isla Mujeres. Está a 1 hora y 30 minutos del hotel. Cogimos un ferry de 20 minutos.
Para entrar al interior del ferry ponen una pequeña rampa. En el interior del ferry no hay un lugar concreto para las personas que utilizan silla de ruedas, por lo que tienes que situarte en medio del pasillo (si no te ponen pegas).
Cuando llegamos a Isla Mujeres, alquilamos un carrito de golf para recorrer la isla.

Fuimos a ver tortugranja, un lugar dónde podrás ver muchas tortugas de todos los tamaños. Hay rampa de acceso.

En Isla Mujeres hay algunas tiendas de souvernirs. Allí comimos cosas típicas y muy ricas.

Y creemos que ¡Esto es todo amigos!
Esperamos que os haya gustado leer nuestra experiencia
Hasta la próxima
Escrito por Joan y Txell.
Podéis seguir sus rodadas aquí

 

jose luis vazquez perez 09/09/14 09:40

como siempre el blog magnífico,muy bien detallado y explicado,gracias amigos

    Kity 09/09/14 15:26

    Mil gracias amigo por tu comentario. Nos alegra infinito que te resulte útil nuestro blog. Un abrazo rodante

Escribe el comentario