SILLEANDO POR MADRID

El pasado invierno fuimos a Madrid, coincidiendo con la entrega de los Premios 20 Blogs y aprovechamos para pasar un día por la “capi” turisteando y silleando. No tuvimos tiempo de mucho pero visitamos algunos lugares que puede que os interesen  y que son accesibles para silla de ruedas.


La plaza de España.

Es emblemática y uno de los lugares más famosos de Madrid. Si buscáis famosos personajes de cuentos y dibujos animados, allí están todos, Bob Esponja, el Pato Donald, Mickey Mouse y muchísimos más. Enseguida se acercan a los turistas para hacerse fotos a cambio de unas monedas.
Si os gusta la pintura allí podréis encontrar  muchos pintores que exhiben sus obras, algunas de ellas realmente buenas. A la plaza de España se llega desde diversos puntos ya que tiene varias entradas, algunas con rampa y otras a cota cero. El suelo es un tanto irregular pero hay caminos enlosados que cruzan la plaza y que sin lugar a dudas son el recorrido ideal para las sillas de ruedas.
Si buscáis información turística allí mismo tenéis la principal Oficina de Información y Turismo de Madrid. Es completamente accesible, tiene un puesto de atención especial para silleros y toda la señalización es táctil, ideal para las personas con problemas de visión. Aunque no tienen baños públicos, sí que tienen los de personal y uno de ellos está adaptado. Si os toca que estáis por la zona, éste es el único que yo encontré y me vino de lujo.

El Mercado de San Miguel.

Está muy cerca de la Plaza de España y es el lugar ideal para los amantes de los productos Gourmet. Es una antigua plaza de abastos reconvertida a mercado de productos selectos.  Allí podéis encontrar de todo y todo con una pinta buenísima. Frutas, embutidos,  encurtidos, marisco…Todo diciendo “Cómeme”. Izaskun y Natalia aprovecharon para comerse unas ostras que les supieron a gloria.  Las degustaciones allí no son baratas pero aunque no sea más que para dar una vuelta y conocerlo, merece la pena. Podéis entrar con silla de ruedas sin problema por una de las puertas que tiene una pequeña rampa. En el interior os podréis mover perfectamente.

Callejear por Madrid.

Una de las cosas que más me gusta hacer cuando visito una ciudad es recorrer sus callejuelas y empaparme de su gente, sus olores y su vida. Nosotros pasamos la mañana entre cafés en una terraza viendo pasar a la gente, viendo las tiendas tradicionales,  tapeando en los bares de toda la vida y paseando hasta llegar a Sol. Una de las cosas que sorprende cuando llegas a la Puerta del Sol es que esperas que sea una plaza enorme. Tal y como la vemos en nochevieja en la tele parace grandísima pero en realidad no lo es tanto.  En cuanto a la accesibilidad, la mayoría de las aceras están rebajadas y es una zona bastante llana por lo que se puede ir bastante bien con silla de ruedas. Hay  locales a los que no se puede entrar porque tienen escalón pero en la gran mayoría no hay problema. en cuanto al aparcamiento hay plazas de aparcamiento reservadas y señalizadas. Una de ellas está junto al Mercado de San  Miguel.

No nos dio tiempo de hacer mucho más pero eso es l0 bueno, que te quedas con ganas de más y tendremos que volver.

Escrito por Kity.
Podéis seguir sus rodadas en www.facebook.com/equalitasvitae

Escribe el comentario