Experiencias Silleras

Una experiencia todo terreno

Muchas veces no hace falta irse a lugares recónditos  ni hacer cosas especialmente complicadas para vivir una experiencia todoterreno.

Hace un tiempo que os conté que me había agenciado una handbike eléctrica. Como me encanta ir por el campo y por el monte, me hice también con unas ruedas todoterreno para cambiarle a mi silla y hacerla así una “all road” mucho más trotera. 


Este pasado fin de semana puse a prueba todo el equipamiento y volví a recorrer lugares que hacía mucho tiempo que no visitaba. En Calahorra está el Pantano de Perdiguero, un lugar muy visitado para hacer pesca deportiva y a donde antes de ser sillero me gustaba ir habitualmente. Se puede dar un paseo alrededor del pantano con silla de ruedas pero el terreno es irregular así que a veces hay que tener cuidado con las ruedas delanteras y por eso me daba pereza ir por allí.


Este finde volví de nuevo y esta vez desde mi casa hasta allí con silla, unos 8 o 9 km. En lugar de ir por el camino más sencillo me fui por uno más abrupto, junto al cauce del río Cidacos. ALgunos tramos están embreados y se puede ir con silla manual pero probamos a meternos por otros tramos mucho más complicados con piedras, charcos y tierra y la verdad es que fue GENIAL.

Fue un gustazo volver a sentirme yo. Fue una experiencia única volver a recorrer esos lugares tan cercanos y que sentía tan lejanos desde que soy SILLERO.

Muchas veces los destinos más valiosos los tenemos a la vuelta de la esquina, sólo tenemos que redescubrirlos.

antonia 08/04/13 08:16

estoy de acuerdo, a veces vuelves a lugares y descubres cosas aravillosas y la compañia te hace ver lo que tu no vistes y que siempre falta rincones por ver. asi que de acuerdo no hace falta ir muy lejos o repetir lugares. de acuerdo. asi me gustan decididos y con iniciativas de buscar y moverse

Escribe el comentario