Ángeles Onate es una mexicana con una doble amputación de brazo y rodilla izquierdos desde hace 7 años, que usa una prótesis de rodilla, pero no puede estar mucho tiempo de pie o caminando, así que cuando es posible usa su silla de ruedas como compañera de andanzas.

Le enamora viajar y no quiso dejar de hacerlo después de tener la discapacidad. Prefiere lugares naturales o históricos, a las grandes ciudades.

Pero como dicen en México y ella toma para sí misma, «¡si me mandan al diablo, me voy puebleando!».