Mi nombre es Soraya Hernández y soy de Tenerife, aunque residente en Gran Canaria. Cuando tenía 20 años me detectaron una distrofia muscular y desde entonces he ido perdiendo movilidad.

En la actualidad, con 38, tengo dificultad para desplazarme y apenas puedo subir escalones, aunque aun no dependo de silla de ruedas. No obstante, recientemente he adquirido una silla eléctrica plegable con la que he logrado mayor autonomía y con la que pretendo disfrutar un poquitín más de mis próximos viajes.

Podéis seguir mis rodadas aquí