Seguro que habeis oído hablar del crucero más grande del mundo, el Oasis of the Seas de la compañía Royal Caribbean (aunque poco le queda porqué ya han superado el tamaño con el Quantum of the Seas de la misma compañía). Pues a este monstruo hemos podido conocer en persona.

Ya sabeis que no es nuestro primer crucero  y nos gustó tanto que hemos querido repetir ( Si queréis recordar el anterior crucero pinchad AQUÍ. Creemos que viajar en crucero es una de las mejores maneras para hacerlo en silla de ruedas.

El recorrido que hacía era de 5 noches por el Mediterráneo y con 2 paradas: Civittaveccia y Nápoles.

El Oasis of the Seas

El acceso al barco desde el puerto de Barcelona es totalmente accesible, aunque los mostradores para el “check in” no están a la altura correcta.

Habitación adaptada del crucero
Habitación adaptada del crucero
Baño adaptado de la habitación
Baño adaptado de la habitación
Ducha adaptada del baño de la habitación
Ducha adaptada del baño de la habitación

Nuestro camarote, en la planta 10 (nº 166):
Anécdota: al ir con niños hay que vigilar con los botones de alarma… jejeje

En el interior del barco no hay problemas de accesibilidad. Hay rampas de acceso a los locales.

Zonas del barco bien accesibles
Zonas del barco bien accesibles
Zonas del barco bien accesibles
Zonas del barco bien accesibles

Piscinas accesibles con grúas hidráulicas que permiten el acceso a usuarios de silla de ruedas.

Piscina del barco adaptada
Piscina del barco adaptada

Los espectáculos se ven desde la zona reservada para discapacitados, aunque hay que decir que en más de una ocasión tuvimos problemas porqué esos lugares estaban ocupados con gente sin discapacidad y el personal poco hizo al respecto..

Zona reservada para discapacitados en los espectáculos
Zona reservada para discapacitados en los espectáculos

Si sois intrépidos también podéis practicar escalada en el rocódromo

Escalada en el rocódromo del barco
Escalada en el rocódromo del barco

Civitaveccia

Desde esta ciudad se hacen traslados privados para visitar Roma. Como nosotros ya la hicimos en el anterior crucero, nos dedicamos a visitar Civitaveccia durante 1 hora y volvimos al barco. Es el mejor momento para disfrutar de él, sin aglomeraciones.
El barco te deja un poco alejado de la ciudad y existen autobuses gratuítos, aunque de 10 sólo 1 está adaptado. Pasa cada 30 minutos aproximadamente.

Bus adaptado en la ciudad
Bus adaptado en la ciudad

Nápoles

¡Esta ciudad es un caos! Ya lo sabíamos de la anterior visita pero el tráfico es horrible y además está en obras.

El barco estaciona muy cerca de la ciudad y no hace falta ningún transporte para desplazarte.

Por las calles bien accesibles de Nápoles
Por las calles bien accesibles de Nápoles

Escrito por Joan y Txell.
Podéis seguir sus rodadas en
http://travelinawheelchair.blogspot.com.es

Compartir

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, indica tu comentario
Por favor, indica aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.