VISITANDO AMSTERDAM EN SILLA DE RUEDAS

Por Semana Santa decidimos viajar a Amsterdam, ¡bien abrigados eso sí!

El vuelo lo hicimos con Vueling, pero por lo que nos contaron los propios de Vueling allí, no disponían de plataforma elevadora para subir y bajar nuestra silla del avión y tuvieron que pedir prestada la plataforma a otra compañía… Aconsejamos viajar allí con otra compañía o informarse antes.

El traslado desde el aeropuerto a Amsterdam se puede hacer a través de taxi, o del tren directo que te dejará en Centraal Station. Si elegís el tren, debéis avisar a la estación como mínimo 24 horas antes para que estén al caso (por ejemplo el acceso al vagón debe ser con plataforma elevadora).

El hotel que cogimos estaba justo al lado de esta estación: hotel Ibis Amsterdam Centre.
La habitación está muy bien adaptada, amplia, con grandes vistas a los canales, y baño y ducha adaptada.

Para moverte por Amsterdam lo tendrás muy fácil ya que, al predominar las bicis, está todo rebajado.
No es una ciudad muy grande así que puedes ir paseando, o bien usar el tranvía (la mayoría están adaptados).

Alguna vez cogimos buses para movernos por los pueblos de alrededor, como Edam, Volendam o los jardines de Keukenhof (muy bonitos y accesibles), pero ojo que los buses no tienen rampa para acceder y habrá que hacer “caballito” para entrar. Curiosamente no tienen rampa para acceder, pero sí cinturones para atarte dentro…

Y estos fueron nuestros 5 días por tierras holandesas.

Viaje escrito por el sillero viajero Alex Ruiz

Escribe el comentario