Debo admitir que hasta hace unos meses, Tallin era una ciudad cuya existencia me era absolutamente desconocida. Los destinos principales de este viaje iban a ser Rusia y Polonia, pero cuando empecé a ubicar cada ciudad en el mapa, sentí curiosidad por los Países Bálticos, que se encuentran de camino entre un país y otro.
Así es que me tomé un tiempo para investigar y maravillada por las fotos que veía, en primera instancia decidí que sería una buena opción pasar una noche en Tallin (capital de Estonia) y otra en Riga (capital de Letonia), ciudad ésta última de la cual finalmente desistí porque me implicaba muchas conexiones de trenes para llegar (o más de las que estaba dispuesta) y también porque según me informe con viajeros en silla y empresas turísticas, Riga no es un destino del todo amigable con las ruedas.
Dicen que Tallin es una de las ciudades más lindas del norte de Europa y aun sin conocer prácticamente nada del continente me atrevería a decir que puede ser cierto.

Tallin
Tallin

Llegué un medio día de mucho calor a la estación de tren Balti Jaam y una vez fuera me dispuse a rodar hasta el hotel, que estando a aproximadamente 1km , preferí no gastar en transporte los 50 euros que me pedía Nordic Experience.
Si bien otros 2 o 3 hoteles cercanos y de similar precio me habían respondido que tenían para mi fecha habitaciones disponibles y adaptadas para silla de ruedas, termine optando por el Original Sokos Hotel Viru, un hotel cuya “desventaja” (al menos en pleno julio) es la cantidad de gente que hay. Otro punto en contra es un mirador y bar que hay en el piso 23, el cual parecía bastante prometedor pero sólo se accede por escaleras. Salvando eso (que tampoco es tan grave), recomiendo por completo este hotel por su ubicación, precio, atención, y accesibilidad para sillas. Sobre esto último, creo que algo incluso a destacar es que las habitaciones adaptadas (o tal vez sean así todas) no tienen alfombra, lo cual desde mi punto de vista facilita ampliamente la movilidad en silla.

Habitación accesible Sokos Hotel Viru
Habitación accesible Sokos Hotel Viru
Baño adaptado de la habitación. Original Sokos Hotel Viru
Baño adaptado de la habitación. Original Sokos Hotel Viru

Mi estadía en Tallin sería corta y el tiempo apremiaba, por lo que luego de hacer check in en el hotel, me dispuse a volver a la calle tan pronto como pude. Dado que temía no volver a tener oportunidad, lo primero que hice fue comprar en la tienda de souvenires más cercana un llavero con el nombre de la ciudad (para mi colección!)
Como no había podido reservar un free walking tour para ese día, y tomando en cuenta que el casco medieval es bastante chico, decidí hacerlo por mi cuenta. Me había preparado días antes un mapa con los lugares que no quería perderme de ver y, sin contar las veces que me perdí, ese fue el recorrido que más o menos hice. Desde la puerta Viru (que es considerada como la entrada al casco histórico) y sus abundantes puestos de flores hasta el Castillo de Toompea, visité, entre otros lugares que no puedo identificar con nombre, el Pasaje de Santa Catalina, la Plaza del Ayuntamiento, el Pasaje de Bôrsi y la Catedral de Alexander Nevsky. Los paisajes son realmente excepcionales y pese a que circular con silla de ruedas en tantos adoquines es a veces un poco cansador, es una ciudad a la que merece la pena dedicarle por lo menos un día.

Paseando por Tallin
Paseando por Tallin

Al final de este recorrido y frente a la estación de tren se encuentra el Balti Jaama Turg, un mercado de frutas y verduras de campesinos locales que de afuera parece muy lindo y lamentablemente me tuve que conformar con eso porque llegue tarde, cierra a las 18hs.
Use lo que quedaba del día para volver a la zona donde me alojaba, perderme por los alrededores y disfrutar las vistas que ofrece el piso 18 del hotel.

Vista nocturna de Tallín desde la habitación del hotel
Vista nocturna de Tallín desde la habitación del hotel

Para el día siguiente tenía reservado con Nordic Experience un ticket para ir por el día a Helsinki con tour en español a pie y en vehículo privado. Nordic es una empresa turística que cuenta con transportes accesibles para silla de ruedas y organizan tours y excursiones en todos los alrededores del Mar Baltico. En una primera búsqueda había topado con una empresa similar pero específica de Tallin (Saku Travel, https://sakutravel.ee/) pero si bien sus transportes cuentan con rampas o elevadores, mi silla excedía por unos cm la altura apta para sus vehículos, motivo éste por el que ellos mismos me recomendaron Nordic Experience (https://www.nordicexperience.com/)
Intercambié meses mails con Triin, encargado de ventas y súper amable, hasta tener el itinerario definitivo, el que empezaba con la recogida en el hotel para ir al puerto y terminaba al día siguiente con la recogida también en el hotel pero esta vez con destino al aeropuerto, para continuar mi viaje rumbo a Polonia. En términos generales y en lo que a accesibilidad respecta, debo decir que todo fue un verdadero éxito: tanto el crucero y el puerto como los vehículos que utilicé en Tallin y Helsinki, todos estaban perfectamente adaptados para subir y circular cómodamente con silla.

Crucero hacia Helsinki
Crucero hacia Helsinki

Mi visita a la capital de Finlandia fue bastante corta pero suficiente para conseguir mi llavero y ver algunos de los lugares típicos: Kauppatori (un mercado abierto repleto de stands de comidas típicas y artesanías), Mercado viejo o gourmet (conocido por su historia y productos de alta calidad, la Plaza del Senado con la Catedral de Helsinki (emblemático monumento arquitectónico finalizado en 1852), iglesia Temppliaukio (excavada en una roca y famosa por su originalidad y el monumento de Sibelius (dedicado al famoso y más grande compositor finlandés).
Sin haber conocido Helsinki al detalle ni mucho menos, me quedé con la impresión (un poco por lo que vi y otro poco por lo que pregunté) de que se trata de una ciudad muy buena en lo que a accesibilidad para sillas de ruedas respecta.

Monumento Sibelius
Monumento Sibelius
Catedral de Helsinki
Catedral de Helsinki

Post escrito por Gabi Bergstein

Si quieres conocer este gran viaje al completo pincha en los siguientes enlaces:

Conociendo Moscú en silla de ruedas

5 Días en San Petersburgo en silla de ruedas

Varsovia en silla de ruedas

4 COMENTARIOS

Responder a 5 DÍAS SAN PETERSBURGO EN SILLA DE RUEDAS | Silleros Viajeros Cancelar respuesta

Por favor, indica tu comentario
Por favor, indica aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.