Era un día de abril del año pasado y estábamos Juanma y yo alojados en esta maravillosa Casa Rural  que está adaptada.

Hacía frío y estaba lloviendo, pero nos habían hablado tan bien de la Senda del Oso que improvisamos unos guantes y unas botas impermeables, ya que al menos yo no iba preparado para la lluvia, y para allá nos fuimos. Por las handbikes eléctrica y semieléctrica sabíamos que no habría problema por la lluvia y el suelo mojado 😉

Nos subimos en la furgo y después de 45 minutos de camino llegamos, aparcamos y allá que fuimos. Paisajes impresionantes, túneles (dos de ellos sin luz suficiente), ribas preciosas, vacas… y Osos no vimos, però se nos cruzó un Jabalí que con la lluvia y ya oscureciendo nos dio un sustillo 🙂

En resumen, que valió mucho la pena.

Escrito por Elies.
Podéis seguir sus rodadas en  www.rodem.es

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, indica tu comentario
Por favor, indica aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.