Preparada de nuevo para otra aventura viajera, esta vez recorriendo la ruta del vino en el Palatinado, al sur de Alemania.

El viaje fue del 3 al 6 de septiembre y fui acompañada de 4 personas más:

Izaskun y Kity de Equalitas vitae & silleros viajeros y Fran Zuasti junto a María, su mujer de TodoDisca

Kity y Fran van en silla de ruedas y yo que soy ciega, viajo con Oldo, mi perro guía.

Por qué fam trip

Un fam trip o viaje de familiarización es una acción que organizan los destinos turísticos fundamentalmente para profesionales del sector, y su misión es darles a conocer el destino con atracciones diversas para que puedan hacerse una idea del lugar, y luego promocionarlo en sus lugares de orígen.

En este caso el fam trip lo organizó Turismo de Alemania, que tiene una interesantísima y muy completa web sobre Turismo accesible en su país, para que conociéramos la región de Renania-Palatinado y viéramos todas las acciones de accesibilidad que están implementando para hacerla una zona turística para todos. Asimismo este viaje les sirve a ellos también para poder mejorar en los aspectos que podamos recomendarles, y así nosotros asesorarles en cuanto a su inclusión.

Inicio del viaje y llegada a Frankfurt

Madrugamos para ir al aeropuerto del Prat donde la asistencia que previamente solicitamos ya me esperaba para acompañarme a la puerta de embarque. En este caso y como algo inusual, nos han llevado en un boogie, que es como un coche eléctrico descapotable, desde el control de seguridad hasta la propia puerta. Íbamos una señora y yo, así que imagino que quisieron aprovechar el viaje y por eso el cochecito. Pues oye, mejor para nosotros, ¡más cómodo!

Hemos volado con Lufthansa, que por cierto ha sido la primera vez que vuelo con ellos y el trato ha sido agradable. He de decir que ha sido una compañía muy concienzuda en cuanto al requerimiento de la documentación pertinente sobre mi perro y sobre su acreditación como perro guía y de asistencia, documentación que una vez recibida no me han solicitado ver de nuevo en los aeropuertos.

En el vuelo nos han ofrecido un Snack y bebida, es curioso y de agradecer porque en el resto de compañías Aéreas ya no ofrecen este Servicio, al menos en clase turista.

Al llegar a Frankfurt y por primera vez, la asistencia en vez de recogerme en el avión me ha recogido en la terminal, tampoco pasa nada porque me han echado una mano en bajar del avión y subir al bus ya que hemos aterrizado en remoto.

Kity e Izaskun ya me esperaban, y en cuanto nos hemos juntado y hemos puesto a Oldo a hacer sus necesidades, nos hemos dirigido a la terminal 2 donde aterriza Fran.

El aeropuerto de Frankfurt es enorme! para ir de la terminal 1 a la 2 hemos utilizado un metro aéreo, y al llegar a la terminal 2 hemos aprovechado para tomar algo.

Una vez reunidos los 5 con el chofer que nos ha de llevar a destino, chofer que no entendía nada nadita de inglés pero era simpatiquísimo y al que acabaríamos llamando “all is good” porque es lo único que él decía y era la manera de hacernos entender que todo estaba bien, nos dirigimos a la furgo adaptada para ponernos en marcha.

Al pueblo también se puede llegar en transporte público, en tren desde Frankfurt hasta Landau y de ahí a Sanct Martin en bus urbano. Tanto los trenes como los buses son accesibles.

Llegamos a Sanct Martin

El precioso y tranquilo pueblo de Sanct Martin se encuentra en plena región del Palatinado, en el sur de Alemania, rodeado de bosques y viñedos, pareciéndose, según me contaron mis compis de viaje, a un pueblo de cuento de hadas.

Las casitas son bajitas, con tejados a dos aguas y hechas con piedra blanca y madera, muchas de ellas decorando sus ventanas y balcones con flores. Un pueblo súper tranquilo y que huele a bosque. A bosque y a patata asada a las horas de comer y cenar, un olor que nos acompañará en todo el viaje, y es que utilizan muchísimo las patatas, ya sea de ingrediente principal como de guarnición.

El hotel Consulat des Weins ubicado en la Maikammererstraße 44 es un encantador hotel de 3* con 4 habitaciones completamente adaptadas. Tiene dos edificios, el principal con el comedor, la cafetería, la bodega y vinoteca… y otro más nuevo tipo apartahotel donde se hallan las habitaciones adaptadas y donde nos alojamos.

Para una completísima información sobre la accesibilidad de este hotel, no os perdáis este Post de Equalitas Vitae

Zona dormitorio, habitación adaptada, Hotel Consulado del Vino
Zona dormitorio, habitación adaptada, Hotel Consulado del Vino

Las habitaciones son impresionantes, más que habitaciones son apartamentos. Mi habitación era enorme, toda de madera.

Zona salón, habitación adaptada, Hotel Consulado del Vino
Zona salón, habitación adaptada, Hotel Consulado del Vino

Desde la puerta de entrada parte un pasillo central donde a mano derecha encontramos un baño muy grande con WC y ducha accesibles. Un vestidor con dos armarios repletos de estanterías donde encontramos la caja fuerte, un maletero, zona de percheros y un paragüero. Seguidamente el dormitorio rodeado de una preciosa celosía totalmente trabajada de madera, con dos camas, sendas mesitas de noche y una televisión de pantalla plana colgada en la pared de enfrente de las camas, y a continuación comunicada con el dormitorio por la misma celosía que tiene dos accesos, la gran sala de estar con sofás rojos, una lámpara y una mesa de trabajo y al fondo, una terraza estrecha pero bastante alargada.

Vista de la habitación, zona cocina. Hotel Consulado del vino.
Vista de la habitación, zona cocina. Hotel Consulado del vino.

Volviendo a la entrada, a mano izquierda hallamos un espejo y a continuación la zona de cocina que terminará desembocando en la gran sala de estar. En la cocina hay una columna con nevera y un microondas, también un fregadero con lavaplatos, una máquina de café con un montón de cápsulas, cajones con vajilla y cubertería, una gran encimera con una placa de vitrocerámica y más allá una pequeña nevera vinoteca para guardar botellas de vino.

Nos han ofrecido un refrigerio en forma de merienda en la propia habitación, una bandeja con embutidos ahumados, algo de queso, pan negro con lo que luego descubriríamos que es inojo y tiene un sabor peculiar pero a mi parecer muy rico, y dos trozos de tarta de frutas también buenísimas.

A las 17H hemos tenido la bienvenida oficial en los jardines del hotel, donde hemos conocido a Christian, que será nuestro guía estos días, y a sus compañeros de la oficina de turismo de Sanct Martin, aparte de a los miembros del hotel. Y mientras se presentaban, nos han ofrecido una copa de cava.

Visitando la primera vinoteca

Después de la presentación nos hemos puesto en marcha para dar un paseo por esta bonita localidad y acercarnos a la primera de muchas vinotecas que visitaremos estos días.

El conjunto de la bodega y su vinhotel Weingut Schreieck se encuentra en la Friedhofstraße 8

Vinoteca-Schreieck de St Martin.
Vinoteca-Schreieck de St Martin.

Es una vinoteca de aire moderno con una tienda donde podréis adquirir muchos y distintos vinos y enseres para su disfrute, y un jardín precioso donde realizamos la cata de 4 de sus vinos, tanto blancos como tintos.

Cata de vinos en vinoteca Schreieck.
Cata de vinos en vinoteca Schreieck.
Nuria en una tumbona en el jardín de la vinoteca
Nuria en una tumbona en el jardín de la vinoteca


Desde luego y aunque no soy una entendida del vino, me gustaron mucho más los blancos, especialmente los de la variedad de uva Riesling. Nos contaban que ahora están empezando a sacar más vinos tintos dado que a causa del cambio climático tienen más horas de sol y menos lluvias y por tanto mejores condiciones para las variedades de uva de tintos.

A cenar

Vamos a empezar a disfrutar las delicias que Alemania y especialmente esta región puede ofrecernos en el hotel-restaurante ST Martiner Castell ubicado en la Maikammerer STR. 2

Es un bonito lugar en forma de castillo, el restaurante de madera y con una comida buenísima. Hemos probado algunos platos típicos de aquí, como cordero asado con hierbas, entre otros platos, y por supuesto, con las sempiternas patatas, también muy ricas. Y lo mejor… ¡el postre! y eso que ya no podía más, pero no pude resistirme a hacerle un hueco a un sorbete de fruta de la pasión acompañado de un riesling espumoso… ¡Una delicia!

Con la excusa de pasear a Oldo y llegar al hotel al que hemos ido andando como toda la tarde, he podido aprovechar y empezar a digerir la súper cena.

Y hasta aquí el primero de 4 días muy intensos e interesantes. ¡No os perdáis el próximo post!

Post escrito por Nuria.

Puedes descubrir sus experiencias en su BLOG, FACEBOOK, TWITER E INSTAGRAM

Disfrita del viaje completo en los siguientes enlaces:

TURISMO INCLUSIVO POR LA RUTA SUR DEL PALATINADO.SEGUNDO DÍA.

TURISMO INCLUSIVO POR LA RUTA SUR DEL PALATINADO. TERCER DÍA.

TURISMO INCLUSIVO POR LA RUTA SUR DEL PALATINADO. ÚLTIMO DÍA.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, indica tu comentario
Por favor, indica aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.